Inicio Kick-Thai-K-1

JUAN MARTOS Y JONATHAN FABIAN CAMPEONES MUNDIALES NUEVAMENTE

MARTOS Y FABIAN CAMPEONES MUNDIALES, NUEVAMENTE SE CONSAGRAN EN UNA NOCHE ÉPICA

POR ARC

Los dos campeones mundiales en k1 y Muay Thai en la división de los pesos súper ligeros de la World Karate and Kickboxing Association y la International Muay Thai Federation (Jonathan Fabián y Juan Martos) volvieron a revalidar sus cinturones en la fría noche del pasado 30 de noviembre.

La localidad de Galapagar acogió la novena edición del show INVENCIBLES donde se disputaron 14 títulos oficiales de circuito competitivo correspondiente a las federaciones WKA-IMTF-FIMT.

De los catorce títulos disputados 10 fueron de carácter nacional, dos europeos y los otros dos restantes defensas mundiales.

El pabellón estaba repleto a rebosar y el ambiente deportivo se podía palpar por los cuatro costados demostrando la afición española a los deportes de contacto estar a la altura de las circunstancias sin envidiar absolutamente nada a la de otros países donde el kickboxing y el muay thai goza de mejor salud y mayor fama.

COMBATES DE CALIDAD EN INVENCIBLES 9

Todos los combates del evento fueron de gran calidad y con púgiles bien preparados por su respectivo entrenador perteneciente a lo más granado de los clubes de la península ibérica y el extranjero.

Se dieron cita competidores de diferentes estados de la unión europea, tales como Francia, Rumania, Portugal y otros piases extracomunitarios como Brasil, Marruecos o Ecuador, debido a la internacionalidad del evento y los cinturones europeos y mundiales que se pusieron en juego.

La noche prometía y el ansioso público se frotaba las manos esperando la llegada de los platos fuertes de la velada, las defensas de los títulos mundiales en k1 por el Catalán Juan Martos y de muay thai por el madrileño Jonathan Fabián, apodados por la prensa especializada como «los Messi y Ronaldo del kickboxing y el muay thai».

La mayor experiencia en números de combate de los dos deportistas españoles, los cuales defendieron con tenacidad y gran esfuerzo sus coronas, se impuso en los diez asaltos disputados.

Con la nada despreciable cifra cercana al centenar de combates cada uno de ellos, lo que fue un plus a la hora de plantear la estrategia ante dos aspirantes muy difíciles y que les complicaron la existencia más de lo esperado, contando con un gran aliado, fuerza y juventud.

JUAN MARTOS JUGÓ BIEN SUS CARTAS

Martos planteó una pelea de paso a paso, muy táctica utilizando una estrategia de combate a la contra y esperando el error en su contrincante, desplazándose por el cuadrilátero y contrarrestando los continuos ataques del joven pero intrépido púgil Eduardo Catalin, apodado por derecho propio como «el huracán».

El rumano salió directo como un tifón endemoniado a por el cinturón de campeón desde el primer instante, materializando combinaciones precisas y muy bien orquestadas, sumamente potentes para un luchador del peso súper ligero, el fuerte trabajo desarrollado en la preparación por Catalin y del cual hace gala en sus redes sociales no pasó desapercibido para el público asistente al pabellón Galapaguense.

Pero el actual campeón Juan «la avispa» Martos indudablemente puede ser cualquier cosa menos manco o cojo, tampoco blando, sus noventa y ocho peleas le avalan como un tipo rocoso, aguerrido y muy fuerte, que puede aguantar un alto castigo, así como infringirlo.

Antes de finalizar el cuarto asalto, y en medio de un round muy cerrado e igualado en el cual ambos peladores trataban de talarse a lo leñadores canadienses con múltiples low-kicks en una estruendosa toma y daca, una potente mano derecha conectó en la cara del aspirante por parte del campeón, lo que propició una cuenta de protección que el árbitro le realizó a Catalin en la recta final del combate.

El último round fue utilizado por Eduardo para intentar realizar el asalto al castillo, lo cual no pudo ser pues para entonces Martos ya le tenía tomada la medida y no entró en su juego de intercambios peligrosos sabedor de su mayor ventaja en la puntuación y proclamándose por tanto nuevamente campeón mundial de los súper ligeros en su primera defensa del título IMTF.

JOANTHAN FABIÁN TRABAJÓ DURO PARA LA VICTORIA

A Jonathan «Scarface» Fabián sudó la gota gorda y por su lado tubo otra batalla campal con el duro francés Loic Cahuzac, con quien tuvo que esforzarse al máximo y sacar muchas de las estratagemas pugilísticas que guarda en su enciclopedia marcial personal.

Ambos plantearon una pelea pausada al más puro estilo thai, con inteligencia, esperando el momento oportuno, pegando cuando hay que hacerlo.

El aspirante de la Galia quiso imponer su ritmo e iniciativa en ciertos momentos del combate y casi lo logra mediante un contundente trallazo realizado con el codo y el cual saco en un cuerpo a cuerpo donde Fabián (raro en él a estas alturas de su carrera) se descuidó.

Pero esto no le impidió en ningún momento seguir peleando con la frialdad de un cubo de cubitos de hielo. A un hombre que ha combatido con los mejores del panorama mundial como el gran boxeador thai Saenchai, y otros de su misma magnitud en estadios como el YOKKAO no se le frena con eso. Pese a la sangrante herida incipientemente de su frente no perdió bajo ningún momento la compostura ante Loic, quien pronto pudo tomar nota de cómo se las gasta este thai de acero de la España profunda cuando le tocan el orgullo o le rajan la cara. La temperatura del estadio subió varios grados Celsius a partir del quinto asalto, donde el campeón demostró porque son 99 combates, media docena de títulos de España, un europeo y un mundial. Al más puro estilo callejero «TON PO» comenzó a tirar de bate de béisbol y con su pierna derecha fue colocando un middel kick tras otro, dinamitando la zona de flotación de su adversario, y transformando el polideportivo de Galapagar en un pequeño estadio LUMPINI que a cada golpe gritaba un sonoro y atronador ¡¡¡oooooooooeeeeeeeeee!!! tailandés. Por decisión unánime el grupo arbital dictaminó victoria a los puntos.

Gran noche sin duda para todos los participantes del evento, haciendo especial reseña al campeonato europeo amateur ganado en la categoría de 78 kg por Carlos Rodríguez «Bambú» quien propino un severo correctivo a su oponente, o el combate de veteranos por el cinturón nacional de la categoría para mayores de 45 años. El pabellón español queda muy alto por el alto caché demostrado en esta novena edición de INVENCIBLES donde pudimos ver a figuras emergentes y futuras promesas del cuadrilátero (Eduardo Catalin y Carlos Rodríguez) que darán mucho que hablar en un presente inminente.

Comments

comments