Boxeo

La resaca del Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado: ¿podrán los boxeadores amateur dar el salto a profesionales?

Taskent, la capital de Uzbekistán, fue la ciudad elegida para la celebración del XXII Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado entre el 30 de abril y el 14 de mayo de 2023. Un torneo organizado por la IBA (Asociación Internacional de Boxeo) y la Federación Uzbeka de Boxeo.

La sede de la competición fue el Arena Humo, que asistió a la celebración del Campeonato del Mundo de Judo en 2022. Además, los meses previos a su celebración estuvieron rodeados de polémica por la decisión de la IBA de permitir la participación de boxeadores rusos, que cosecharon dos oros y cuatro bronces, y bielorrusos, que se fueron de vacío. Esto provocó que algunos países como, por ejemplo, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, decidiesen no enviar a sus deportistas.

En cualquier caso, una vez pasadas algunas semanas, llega el momento de sacar conclusiones acerca del futuro que aguarda a los participantes.

Medallero y premios económicos

Desde luego, Uzbekistán, el país organizador del evento, ha sido el gran vencedor. En total, ha sumado 9 preseas: 2 de bronce, 2 de plata y 5 de oro. Le ha seguido de cerca Kazajistán, con 4 medallas doradas. Peor suerte ha tenido Cuba, el gran dominador a nivel histórico del medallero. En esta ocasión, solo ha conseguido hacerse con el oro en el peso medio gracias a Yoenlis Hernández.

Lo cierto es que la dotación económica del torneo ha sido clave para atraer talento. En concreto, la IBA ha repartido 5,2 millones de dólares en premios, es decir, el doble que en la edición anterior. De hecho, ha doblado la cuantía económica que se llevaron los campeones, subcampeones y terceros clasificados de la edición anterior.

¿Es realmente posible el salto al profesionalismo?

La respuesta es que sí. Eso sí, pasar de amateur a profesional para disputar combates de boxeo en eventos más importantes del panorama nacional e internacional es una oportunidad que solo suelen tener los mejores.

Aunque cada federación pone sus normas, los requisitos para dar el salto al profesionalismo suelen ser bastante similares. El más importante de todos es haber realizado un número determinado de combates (entre 4 y 6, por norma general) y tener un porcentaje de victorias superior al 50 %. Además, resulta imprescindible unirse a una federación internacional, como es el caso de la WBA, la IBA o la WBO.

Sin embargo, para recibir bolsas económicas que realmente compensen la decisión de saltar al profesionalismo hay que tener una trayectoria destacada en el mundo amateur. En este sentido, no hay mejor trampolín para dar impulso a una carrera que ganar el título de campeón del mundo en el Mundial de Boxeo Aficionado.

Esta es la razón por la que Rusla Abdullayev, Sofiane Oumiha y Nurbek Oralbay, entre muchos otros, están empezando a recibir ofertas muy interesantes para hacerse profesionales. Solo queda por ver si será una oportunidad que tomarán o que dejarán para un futuro. Lo que está claro, visto el nivel de la competición, es que talento no les falta.

Daniel Romero

Daniel Romero apasionado de los deportes de contacto y fundador de SpaceBoxing.
Botón volver arriba