Articulos

Zack Mwekassa, el jab del guerrero congoleño

Por Javier Criado.

Zack Mwekassa parecía simplemente otro peleador más traído para darle la bienvenida a Pat Barry de regreso al kickboxing, pero  el pelador congoleño ha forjado su camino con una racha de nocauts arrancadores de almas.

Mwekassa ha sido nombrado el hombre más interesante en los deportes de combate, y es fácil ver la razón:

Sobreviviente de la Segunda Guerra del Congo, víctima de un tiroteo, de una mordida de serpiente, erupción volcánica y una larga lista de infortunios que no le desearías a tu peor enemigo. De una familia reconocida, la autobiografía de Mewkassa seguramente se agotaría en las librerías si es que pudiera sentarse lo suficiente como para escribirla. Pero el punto más importante para todos los que lo ven pelear es que consistentemente manda al suelo a sus oponentes.

El peleador de kickboxing congoleño que entrena en Sudáfrica tiene lo que todo peleador quiere y todo lo que cada fan quiere ver, puños potentes. Puedes tener el juego de kickboxing más completo en el mundo, pero no atrae público a las peleas como la promesa de un peleador lanzando golpes con fuerza. Mwekassa tiene un estilo construído para videos cortos de YouTube y gifs, y en esta edad de Reddit y Twitter, eso más que nada puede ayudar a una promotora a dar a conocer su producto.

 

zack-mwekassa-glory-22

Lo interesante sobre Zack Mwekassa es que a pesar de ser un boxeador en un ring de kickboxing casi por completo, constantemente obtiene resultados con sus manos. La dinámica del kickboxing a menudo dificulta la efectividad de las técnicas de golpeo—el peligro constante de las patadas y la necesidad de bloquearlas evita que el peleador use sus pies para acomodar sus golpes y crear ángulos como lo haría en una pelea de boxeo. Abrumadoramente en el kickboxing, los peleadores que logran el nocaut son hombres que a) desarrollan un gran golpe de contra (piensen en el gancho de izquierda de Tyrone Spong como respuesta a todo) o b) los que abruman con muchos golpes contra la guardia de un oponente hasta que conectan uno alrededor, al estilo de Gokhan Saki.

Con lo que Mekassa ha encontrado éxito es una técnica que es casi no usan los peleadores, el jab. No unjab normal, sino un jab largo, con cambio de nivel y como jabalina. El tipo de jab que Miguel Cotto estaba lanzando acercándose para abrir la nariz de Paulie Malignaggi. Por supuesto, esto requiere un paso entre los pies del oponente, y hacerlo bien—ampliar el alcance a través de lo hombros y minimizar el perfil—significa girar de lado y meter el pie adelantado.

La dificultad de los boxeadores que se mudan al kickboxing e intentan usar su jab siempre ha sido que el paso es completamente nulificado por la necesidad de estar listo para bloquear patadas. Puedes recibir una patada en camino y lastimará tu pierna, o puedes conectar un jab perfecto, causar daño y aún así recibir la patada baja de camino hacia fuera.

 

D4S_6128_opt

 

La vulnerabilidad que afecta a los ganchos de muchos peleadores en el kickboxing al punto en el que no pueden girar para acomodar el pie, Mwekassa, sin embargo, se las arregló para lanzar su jab largo al elegir mejor sus golpes. Se coloca en una guardia estrecha, levantando la pierna adelantada cuando siente que viene una patada, y luego cuando la patada se retrae o cuando está seguro de que no llegará, se adelanta con ese jab. Su cálculo del tiempo ha demostrado ser excepcional hasta este punto.

 

Por si aún no lo conoces aquí te dejo con un video de sus mejores momentos:

https://www.youtube.com/watch?v=N50q-ny7hvw

 

 

Artículo extraído de la web Fightland.

 

Javier Criado

Redactor de SpaceBoxing, Instructor de Muay Thai, árbitro nacional de Muay Thai y K1, entrenador de deportes de contacto.
Botón volver arriba