Boxeo

Canelo Alvarez: Tuve COVID; Entrené solo un mes para la pelea de Yildirim

Canelo Álvarez tuvo incluso menos tiempo para entrenar para la pelea de Avni Yildirim de lo que se pensaba.

Álvarez sólo se entrenó durante un mes para esa defensa obligatoria de su título de peso supermedio del CMB porque contrajo COVID-19 algún tiempo después de derrotar a Callum Smith el 19 de diciembre. El campeón de cuatro divisiones dominó a Yildirim de todos modos, pero no había revelado su batalla con el coronavirus hasta una reciente entrevista con Graham Bensinger.

“Tuve COVID”, dijo Álvarez a Bensinger en un espacio que debutó el miércoles en el canal de YouTube de Bensinger. “Tuve COVID. Primero empecé sin sentido del olfato ni del gusto. Me hice la prueba y tuve que estar 15 días aislado porque mi mujer también lo tenía. Pero no se lo dije a nadie porque realmente no sentía nada. No tenía ningún otro síntoma salvo lo que he dicho, ni gusto ni olfato”.

Álvarez ha dicho previamente que tuvo un campo de entrenamiento normal para la pelea con Yildirim, a pesar de que tuvo lugar sólo 10 semanas después de que venciera al inglés Smith (27-1, 19 KOs) por decisión unánime en su pelea por el título de las 168 libras a 12 asaltos en el Alamodome de San Antonio. No obstante, su truncado campo de entrenamiento no afectó al rendimiento de Álvarez contra el turco Yildirim (21-3, 12 KOs).

El icono mexicano derribó a Yildirim con una mano derecha durante el tercer asalto. Joel Díaz, el entrenador de Yildirim, no permitió que su púgil respondiera a la campana del cuarto asalto y perdió por nocaut técnico en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, Florida.

Álvarez, de 30 años (55-1-2, 37 KOs), dijo que no ha sufrido ningún efecto persistente de la COVID-19 mientras se entrenaba para su próxima pelea contra el inglés Billy Joe Saunders (30-0, 14 KOs), campeón de las 168 libras de la OMB. Se enfrentarán en un combate de unificación del título de peso supermedio el 8 de mayo en el AT&T Stadium de Arlington (Texas).

“No quiero que parezca que no ha pasado nada porque he conocido a mucha gente que lo ha tenido mucho más difícil, o incluso ha muerto”, dijo Álvarez. “El padre de un amigo mío… le afectó mucho a los pulmones. Tose saliva con sangre. Pero a mí no me afectó mucho. Pero es complicado”.

Más adelante, en la entrevista con Bensinger, José “Chepo” Reynoso, el viejo co-entrenador de Álvarez, reveló que fue hospitalizado dos veces, a finales de diciembre y a principios de enero, debido a la COVID-19. Reynoso dijo que aún no se ha recuperado del todo.

“Después, salí de allí con diabetes e hipertensión”, dijo Reynoso. “Esas son las consecuencias que me dejó el COVID. Muchos de mis amigos y conocidos murieron. Así que tengo suerte de seguir vivo”.

 

Botón volver arriba