Articulos

HESDY GERGES CONFIESA CONTRABANDO DE 128 KG DE COCAÍNA

En su biografía, Fighterheart, confiesa todo que había estado negando durante años

El famoso luchador de Ámsterdam, Hesdy Gerges, no sólo ha ha luchado en el ring , también luchó contra la acusación de que estaba transportando cocaína para  otros traficantes.

En su biografía Fighterheart confiesa todo, y más.

Su apodo está tatuado en letras grandes en la espalda del campeón mundial de K1 Hesdy Gerges (Amsterdam, 1984). Fighterheart .

A Hesdy Gerges Lo llaman así porque nunca se rinde.

Ha librado muchas peleas en  paralelo desde que fue atrapado importando 128 kilos de cocaína en Amberes en 2010 – con su primo y otros dos criminales de Ámsterdam .

En el juicio Lo negó rotundamente, pero fue encarcelado por 4 años y medio y sufrió mucho en su carrera por esa condena y la publicidad en diversos medios .

Repetía su versión : había estado en un viaje de fin de semana por diversión y no tenía ni idea de que había drogas de por medio.

Su familia siguió creyéndole.

Ahora que el criminólogo Frank van Gemert (Universidad VU de Amsterdam) está escribiendo la historia de su vida en la biografía Fighterheart, Gerges todavía tiene la mente abierta.

Describe cómo, de niño, cedió a la tentación del traficante de drogas Patrick Brisban, a quien veía como un buen tipo hasta su asesinato a finales de 2012.

Hesdy Gerges describe su infancia en Badhoevedorp, donde es tratado como un príncipe por su padrastro egipcio, su madre holandesa y sus hermanas menores.

Su padre le da la bienvenida con alitas de pollo cada vez que salía de la celda de la policía, «hasta más de veinte veces».

HESDY GERGES DEJÓ CAMBIÓ LA ESCUELA POR LA CALLE

A los quince años, Gerges dejó la escuela. En la calle hace lo que hacen los chicos de la calle.

Peleas, irrumpir en una tienda o café, Robar scooters, o llantas de coches. Vaciar las máquinas tragaperras y beber mucho, en la adolescencia además de tomar algunas pastillas.

El padre también se pelea varias veces en la calle , así que la violencia física en la calle no es tabú.

La estrategia de Hesdy es seguir negando

A los diecisiete años Gerges comienza su carrera de kickboxing en Hoofddorp. Tiene un buen comienzo. En su primera pelea noquea a su oponente y lo estampa hasta la mesa donde se exhiben los trofeos. El público se volvió loco.

Su único trabajo legal, mientras tanto: cargar piedras para los trabajadores de la carretera.

En el Distrito Rojo gana bastante dinero como agente de la ley clandestino.

En 2004 las cosas van bien, pero Hesdy Gerges se mete en una discusión en un café de Amstelveen sobre las ganancias de un robo que había realizado con otros colegas.

Afuera golpea a su rival rompiéndole la nariz y dejándolo en coma.

Es condenado a más de siete meses de prisión, 200 horas de servicio comunitario, y tiene que pagar a la víctima 11.000 euros en concepto de daños y perjuicios.

CUANDO SALE DE LA CÁRCEL SE VA CON THOM HARINCK

Una vez fuera de la cárcel, lucha en nombre del famoso entrenador de kickboxing y entrenador Thom Harinck, «una especie de figura paterna».

Por aquél entonces Hesdy Gerges tiene un hijo. En el ring el Gerges de dos metros de largo logra el éxito, pero también sigue trabajando para los criminales (‘Conducir cosas, vender un poco de droga’).

Le gusta el reconocimiento de los jefes  pesados, es su «soldado».

El criminal Brisban  era visto con Gerges con limusinas y fiestas VIP (‘Ellos querían ser vistos conmigo’).

En 2010, el grupo con el que se mueve Hesdy Gergess, que también incluye al criminal Lucas Boom, se trasladó a Amberes. Dinero fácil, sólo tienen que coger 128 kilos de cocaína de un contenedor procedente  de Ecuador y entregarla al comprador.

Pero la suerte no estuvo ese día de su parte ni sus compañeros, son atrapados y juzgados.

La cobertura mediática del caso, del que está excluido: Gerges lo sufriría por el resto de su carrera.

Su estrategia: continuar negándolo (‘Estaba tan atrapado en la historia en un momento dado que me creí inocente’).

Debido a los prolongados procedimientos (de apelación), la condena permanece sobre su cabeza mientras su carrera como KickBoxer y  tiene altibajos, hasta que finalmente se convierte en una sentencia suspendida y Hesdy Gerges no tiene que volver a la cárcel.

AMBERES, UN CÁNCER DISFRAZADO

Ahora, cuando todo ha terminado, el atleta ve «Amberes» como una enfermedad disfrazada. (‘Si hubiera tenido éxito, seguirías, seguirías, seguirías. (…) Entonces el final es una larga sentencia de prisión o te dispararán.’)

Ahora promete cuidar de su actual novia, la gran luchadora Denise Kielholtz, y de su hijo ligeramente autista.

«El amor y la responsabilidad por tu hijo es algo completamente diferente»

 

Todo lo que he dejado atrás en mi vida por las cosas estúpidas que he hecho o tal vez no era la orientación correcta,  que ahoraestoy tratando de darle «.

 

Ahora todo es blanco y negro en un libro, así que Gerges puede continuar.

EN LA FOTO LA NOVIA ACTUAL DE HESDY GERGES

Botón volver arriba
Cerrar