Boxeo

La policía cierra un Club de Lucha Ilegal en NY-Rumble in the Bronx

El Sheriff cierra un local de peleas clandestinas con más de 200 personas dentro

Los alguaciles de la ciudad irrumpieron y cerraron en  un club de lucha ilegal del Bronx con suficientes armas, alcohol y drogas para hacer que las payasadas de Brad Pitt y Edward Norton en la pantalla parezcan infantiles.

El club sin licencia «Rumble in the Bronx» operaba en un edificio industrial en Coster Street en Hunts Point, dicen los alguaciles.

Los participantes tampoco usaron máscaras ni mantenían el distanciamiento social mientras bebían, fumaban marihuana y peleaban, dijeron las autoridades.

Más de 200 personas estaban de pie hombro con hombro gritando mientras dos hombres peleaban en el centro de un almacén del Bronx.

 Algunas personas colgaban sobre el  improvisado lugar para el público,  además se mostraron las redes sociales, el gentío estirando el cuello para tener una mejor vista. En algún momento de la pelea, cuando un hombre noqueó a su rival , la multitud estalló en un rugido atronador.

La pelea de aficionados habría sido ilegal incluso  antes de la pandemia, pero con el aumento de los casos de coronavirus en la ciudad, corría el riesgo de ser un evento clandestino peligroso, según declaraciones del Shériff.

El dueño  del club, Michael J. Roman, de 32 años, y otras nueve personas fueron arrestados y acusados ​​de reunión ilegal, violaciones del código de salud y alcohol y participación en un deporte combativo prohibido. También fueron multados cada uno con $ 15,000.

Apenas unos días antes, el gobernador Andrew M. Cuomo había endurecido las restricciones en el estado en un esfuerzo por controlar la propagación del virus. Las reuniones privadas en interiores y exteriores en todo el estado ahora están limitadas a 10 personas, y los gimnasios, bares y restaurantes deben cerrar todas las noches a las 10 p.m.

Horas antes de romper el club de lucha, los ayudantes del alguacil también habían disuelto una fiesta en Brooklyn con casi 200 invitados y otra en Manhattan con más de 200 personas.

Botón volver arriba