MMA

La segunda pelea de McGregor y Poirier: una revancha anticipada

Muchas cosas han cambiado desde aquel primer encuentro en septiembre de 2014 cuando, el entonces novato, Conor McGregor resultó vencedor contra Dustin Poirier.

En aquél entonces McGregor iba iniciando su carrera en la UFC y la victoria que vino un año después, contra Aldo, le valió el título de peso pluma y el reconocimiento como una de las más grandes estrellas del box.

Fue el primero en tener dos títulos de la UFC en distintas categorías al mismo tiempo y, a partir de ahí, las cosas fueron en ascenso para el irlandés.

Por otro lado, Poirier tuvo que empezar desde abajo, le costó recuperarse y volver a desempeñarse en el ring como antes, pero a lo largo del tiempo lo fue logrando e incluso consiguió el oro de la UFC, provisionalmente, durante abril del 2019 tras enfrentarse a Holloway.

Sin embargo y después de tanto esfuerzo, Poirier decayó y tuvo que empezar a reconstruir su carrera nuevamente después de perder contra Khabib Nurmagomedov en septiembre de 2019, enfrentamiento que culminó con una llave al cuello de Poirier que dictó el resultado definitivo de la batalla.

Khabib se había enfrentado a McGregor antes de que lo hiciera con Poirier y justamente fue ese encuentro, del que salió derrotado, el que determinó los siguientes años de la carrera del irlandés.

Aunque todo resultó muy bien para McGregor por mucho tiempo y se convirtió en el favorito de muchos, dejó de competir un tiempo tras su derrota ante Khabib y le tomó más de un año en volver a pisar el ring.

En dos ocasiones anunció que se retiraba, lo que le llevó a perder el protagonismo en la categoría que antes había dominado, pero a pesar de todo siempre encuentra la forma de regresar al octágono.

Ya no son los boxeadores nóveles que eran en 2014, la vida y experiencia de cada uno les ha impulsado a mejorar en sus carreras, aún con los diferentes caminos que han tomado.

Ahora, casi siete años después, Poirier y McGregor ofrecerán una revancha que promete convertirse en todo un clásico que las apuestas UFC pronostican un final incierto.

La cita es el 23 de enero de 2021, y aunque las apuestas son muy similares a las del primer encuentro, las expectativas de todos son superiores. El ganador luchará por el título, ambos pondrán todo para ganar.

EL CAMINO A LA REVANCHA DE MCGREGOR Y POIRIER II

Botón volver arriba