Articulos

MMA: Delirante cacería de brujas


La trágica muerte de un hombre de 30 años accidentado en un tatami de la localidad de San Fernando puso de manifiesto un gran bache informativo y, por consiguiente, una estruendosa campaña de descrédito que llevó a las MMA al banquillo de los acusados.

Franco Lescano practicaba Grappling en un gimnasio de San Fernando desde hacía seis meses (en el gym dicen que entrenaba desde hace un año). El pasado mes de marzo una lesión en la zona cervical provocada en una práctica (fractura de dos vértebras y fisura en la médula), con el agravante de no haber sido asistido adecuadamente, lo dejó cuadripléjico. Tras 21 días en el hospital y complicado por un cuadro de neumonía, falleció dejando una esposa y dos hijos. Más allá del hecho trágico de una irreparable pérdida humana, la noticia se manipuló morbosamente y se transformó en una aparatosa cacería de brujas.

Al contrario de lo que se cree, existe un reglamento oficial de Freestyle Profesional (Combate de estilo libre) vigente desde hace dos años. En el 2008 se creó la Comisión de MMA bajo el ala de la Federación Argentina de Deportes de Combate y FreeStyle, entidad con personería jurídica y amparada por la Secretaría de Deportes de la Nación. El área específica de las Artes Marciales Mixtas actualmente está dirigida por Maximiliano Lantero, uno de los Destroyer Brothers y co-organizador del RealFights.

No obstante, según las últimas informaciones recibidas, desde el Gobierno provincial rastrean los gimnasios en los que se practican las MMA y hubo autoridades que irrumpieron en algunos prestigiosos centros. Esto no sería necesariamente malo si no fuera porque se sabe que la orden “de arriba” sería buscar razones para prohibir la actividad. Hay al menos, hasta hoy, una academia que ya fue desalojada por enseñar MMA y posiblemente no sea la única. La cuestión política y la presión de algunos medios masivos de información no son un tema menor cuando, combinados, piden una cabeza.

Siempre fiel al estilo mediático que monta un show de las miserias humanas, las soluciones a la problemática de fondo brillan por su ausencia. Corresponde a la Justicia determinar responsabilidades y castigar la negligencia en el caso de la lamentable muerte de Franco. Evidentemente la hubo y los responsables deben responder ante la Ley. Pero si se quieren hacer las cosas correctamente, también se debería tomar conocimiento de la regulación que ya existe y tomar medidas, tal vez más rigurosamente con algunos que con otros, para que la actividad pueda llevarse adelante en forma controlada y responsable en todas las academias del país. Lo cierto es que prohibir la actividad sólo la llevaría injustamente a las sombras de la clandestinidad, muy a contramano de lo que ocurre en el resto del mundo.

Nadie prohibió el boxeo, ni el automovilismo, ni el rugby, ni el futbol, actividades que se cobraron muchas víctimas fatales a lo largo de los años. Estadísticamente es más riesgoso estar sentado en una cancha viendo un partido de futbol que dentro de un octógono. Sin embargo, está socialmente más aceptado que maten a golpes a un hincha desde el tablón, o de un tiro; o ver por televisión cómo se estrella un automóvil en una carrera. Nadie condena al automovilismo por la muerte del corredor. Y estamos acostumbrados a verlo porque es algo a lo que había que acostumbrarse. Son muchos los millones que generan estos deportes y prohibir no es negocio; pero en el caso de las MMA en nuestro país esto parece lo más fácil, lo políticamente correcto y la distracción de la semana.

¿Desde cuándo los deportistas son enemigos de la sociedad? La falta de educación y de sentido común son los verdaderos enemigos en los tiempos que corren.

Karina Ortiz
Directora de contenidos

http://www.redmarcial.com.ar/mma-delirante-caceria-de-brujas.2712.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar