Articulos

Consejos para alimentacion deportiva

Un tema en el cual todavía no existe un acuerdo unánime es el que se refiere a la dieta que deben seguir los deportistas, relacionado al hecho de si debe modificar el tipo de alimentación para mejorar su rendimiento durante el tiempo que realizan un trabajo muscular prolongado e intenso.

Este tema de la alimentación en los deportistas ha influido tanto en ellos que inclusive se exagera la importancia que realmente tiene la alimentación deportiva, dando lugar a la creencia de determinadas supersticiones alimenticias con un contenido para nada racional y que lleva muchas veces a cometer errores graves de alimentación.

Muchos deportistas han llegado a realizar una clasificación de los alimentos que forman parte de su dieta teniendo en cuenta “para que les servirían” como por ejemplo llegar a lograr mayor masa muscular, mayor resistencia cardiovascular o para conseguir una mejor reacción.

Así se ha llegado a que los deportistas se inclinen hacia alimentos que les aporten nutrientes que

según suponen les desarrollaran mayor musculación o un mejor rendimiento aeróbico. Llegado a este punto la dieta puede tener un déficit de otros nutrientes indispensables para conservar el estado general bueno.

Al desequilibrarse la dieta no cubren las necesidades energéticas y de proteínas que el deportista realmente necesita.

En realidad la dieta para un deportista debe reunir algunas condiciones que se condicen con determinadas pautas de nutrición entre ellas:

  • La dieta debe ser variada en cuanto a los alimentos que la componen para que no resulte aburrida e incluir cada uno de los grupos básicos determinados en la pirámide alimenticia, o sea lácteos y huevos, carnes y pescados, frutas y vegetales, cereales, legumbres y tubérculos y por último alimentos grasos.
  • Lo ideal es que sea una dieta natural, o sea evitando productos industrializados como por ejemplo las conservas y las bebidas gaseosas.
  • Deberá ajustarse la ingestas de calorías al gasto energético y así prevenir un almacenamiento de energía que se traduce en tejido adiposo. De esta forma se evita la obesidad. También deben evitarse los alimentos grasos.
  • Debe haber un equilibrio entre los aminoácidos esenciales y los no esenciales y un equilibrio entre el aporte de proteínas que provengan de alimentos de origen vegetal y animal.
  • Los azúcares refinados serán reducidos y se incrementarán en su lugar el consumo de los hidratos de carbono complejos y los de fibra dietética. Para lograr esto se consumirán vegetales, frutas, legumbres y cereales integrales. Reducir también la ingesta de productos industrializados, panificados, dulces y bebidas con azúcar.
  • Ingerir sal de forma moderada, entre 1 y 4 gramos al día.
  • La abundante ingesta de agua oscilará entre 2 y 4 litros diarios, teniendo en cuenta que la mitad de esta cifra estará vinculada a los alimentos que se consumen, por ello el aporte real de líquido a beber será menor.
  • Controlar el consumo de alcohol, puesto que en forma desmedida provoca la reducción de la capacidad física y aporta calorías importantes sin nutrientes.

La realidad es que no puede afirmarse que existan medios o pautas dietéticas que por sí solas aumenten el rendimiento deportivo. Por ello, la alimentación correcta, equilibrada y calculada para satisfacer de manera adecuada la demanda individual del deportista, puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso en el deporte que realiza.

La mejor dieta para un rendimiento deportivo bueno es aquella que pueda cumplir con las 4 leyes básicas de alimentación que son:

  • Suficiente energéticamente
  • Completa en lo que a su composición química se refiere
  • Armónica en relación a sus componentes
  • Estar de acuerdo al individuo que la consume.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept the Terms and Conditions and the Privacy Policy

Botón volver arriba