BoxeoEntrevistasNacional

Jorge Mata Campeon del Mundo..en paro

Ha dado a León el único título mundial en boxeo y hoy está sin empleo Ha sido el único campeón del mundo que ha dado el boxeo leonés. En el año 2002 se ciñó la corona de la Organización Mundial de Boxeo (WBO) en el peso paja -«47 kilos y 800 gramos-» al vencer al panameño Frutos. Curiosamente ahora está en el paro.
Por Georgino Fernández
El boxeo le dejó un poso de amargura -«no exento de ironía-» que le sale al exterior a poco que se rasque un poco en su superficie de hombre afable. Pero Jorge Mata no es de esos juguetes rotos que en ocasiones deja tras de sí un deporte tan duro y tan exigente como el pugilismo. Todo lo contrario. Tiene la cabeza perfectamente amueblada y los pies en la tierra. Recuerda perfectamente cuando en junio de 2002 conquistó en Palma de Mallorca ante el panameño Reynaldo Frutos el campeonato mundial de la WBO en el peso paja. Fue el décimo español en conseguir la corona mundial de boxeo y el segundo que lo hizo en la versión de la Organización mundial de Boxeo (WBO). En noviembre defendió el título con éxito ante otro panameño, Jairo Arango, y en el 2003 lo perdió en Madrid ante el nicaragüense, Eduardo Márquez.

Intentó recuperarlo pero la falta de apoyos -organizar un mundial siempre es cuestión de dinero- se lo impidió. Esta situación le terminó frustrando. Tanto que un año después decidía dejar el mundo del boxeo cuando en sus guantes y en sus piernas aún había boxeo para rato.

«Vivir de esto es imposible en España. En otros sitios puede ser pero aquí no hay dinero de gente privad ni hay ningún tipo de apoyo institucional. También me fui hastiado de la misma gente que está en el mundo del boxeo, muchos de los cuales no merecen la pena», dice sin ocultar su malestar por los males que lastran a un deporte que le coronó y que en el fondo sigue queriendo. De hecho el boxeo no admite términos medios: o se le ama o se le odia.

Cuando colgó los guantes hace seis años comenzó una nueva etapa en su vida. «Estuve trabajando en el Ayuntamiento de León en las Escuelas Deportivas Municipales. Yo entré cuando era concejal de Deportes Rodríguez de Francisco con el cambio de gobierno en el Ayuntamiento me fui a la calle. En León si no tienes padrino no te bautizas eso está claro. En León o bien alguien te echa una mano o está todo muy complicado».

A él le hubiese gustado seguir vinculado al mundo del deporte de alguna manera pero de momento no le ha sido posible y tuvo que buscarse las habichuelas por otras vías. Entró a trabajar en la Diputación Provincial donde perrmaneció por espacio de seis meses en el departamento de recaudación. «Ese es un trabajo que me busqué por mi mismo porque yo tonto no soy tengo hecho hasta tercero de Derecho», comenta con orgullo para referirse a la carrera universitaria que comenzó pero que no llegó a concluir.

Y cuando se le preguntan por las expectativas de encontrar un trabajo, máxime ahora que acaba de ser padre, es cuando sale a relucir su sentido del humor ácido. «¿Expectativas? muchas hombre, muchas por supuesto ¿no ves lo fantástico que está el panorama ahora para encontrar un empleo? Y ya en serio subraya: «Por desgracia las expectativas con prácticamente nulas».

Pero como buen boxeador que fue sabe que el combate -«en este caso el de la vida-» puede pasar por muchas alternativas. Y si hoy toca estar a cubierto y refugiado en las cuerdas ballesteando la cintura, mañana puede llegar el momento de pasar a la contra.

Su carrera profesional la jalonan un total de catorce combates con once victorias, seis de ellas por k.o., dos nulos y la derrota que sufrió ante el nicaragüense Ray Márquez. Precisamente el púgil más duro al que recuerda haberse medido a lo largo de su carrera. «Me ganó en Madrid en la segunda defensa que hacía del título mundial. Era duro y un rival muy serio», indicó.

Sobre la situación actual del boxeo en León, Mata no tiene una visión optimista. La cruda realidad se encargó machaconamente de volverle crítico. Y fiel a su estilo no se muerde la lengua a la hora de realizar su particular análisis. «El boxeo en León no está ni para tirar cohetes ni siq uiera para tirar petardillos. Y lo digo fundamentalmente por la total falta de ayudas que tiene. De todas formas, me he desvinculado mucho del mundo del boxeo por todas las desilusiones que he sufrido a lo largo de mi carrera».

Es Jorge Mata, antiguo campeón del mundo y ahora en el paro. «Exactamente en el paro no estoy -«se apresura a matizar-» porque ahora soy padre que ya es bastante por el trabajo que da un niño pequeño». Quienes le conocen bien en su círculo más cercano aseguran que se desvive por la pequeña Victoria, la niña de sus ojos. «De verdad que sólo le falta darle la teta», aseguran y no mienten quienes lo dicen.

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=570104

Etiquetas

Daniel Romero

Daniel Romero apasionado de los deportes de contacto y fundador de SpaceBoxing.

2 comentarios

  1. Es una pena lo q han utilizado a este deportista aqui en leon q no se merece tener campeones como mata.

  2. De lo mejorcito que ha dado esta ciudad y se han aprovechado de el todos. Tristemente un juguete roto mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar